no está satisfecha

Dirigente del MAS: “El candidato Gregorio Santos no deslindará con Venezuela”

Publicado: 2015-10-26

Por Ybrahim Luna

A propósito del reciente congreso regional del Movimiento de Afirmación Social, donde se eligió un nuevo Comité Ejecutivo Regional, conversamos con Segundo Mendoza Díaz, secretario general de Patria Roja – Cajamarca, sobre la candidatura de Gregorio Santos desde Piedras Gordas, las posibilidades del Frente Amplio, las discrepancias con la dirigencia limeña y, por supuesto, Venezuela.

* * *


-¿Muchos militantes de PR-MAS hablaron de un veto porque Gregorio Santos no participó de las elecciones del Frente Amplio, eso fue así?
El FA nos propuso una alianza, pero sin la participación de Goyo en las elecciones primarias lamentablemente, por eso no se dio la alianza. Consideramos que las internas del FA hubiesen sido mucho más interesantes y concurridas, pues ello habría aportado, a nivel nacional, unos 80 a 100 mil votos más.
-¿Quiénes promovieron ese supuesto veto?
Preferimos no dar nombres ya que estamos en una terca lucha por un proceso de alianzas para la unidad más amplia y no quisiéramos ser irresponsables dando pretextos para luego generar rupturas. Pero la razón principal que se nos dio es que nuestro candidato estaba preso y que si ganaba las elecciones internas sería muy difícil hacer campaña en esas condiciones.
- La izquierda ha considerado históricas las elecciones del FA, ¿compartes esa apreciación?
Creo que en el caso del Perú, efectivamente, son un hito. Pero en el escenario latinoamericano no. Las internas en los partidos socialista de Venezuela, en el MAS boliviano o en el frente amplio del Uruguay, por ejemplo, nos llevan mucho trecho.
-¿Es un buen augurio para la izquierda lograr 30 mil votos, o aún se está en pañales?
Las elecciones internas son muy importantes, pero no son suficientes para resolver los problemas. Hay limitaciones cuando se carece de una estructura organizada a nivel del país. Una estructura adecuada lograría movilizar, obviamente, muchísimo más que 30 mil ciudadanos.
-¿Fueron a votar todas las personas inconformes con el sistema?
No. Si consideramos que un 10% del país, según algunos estudios, se consideran de izquierda, o sea en un país de 30 millones de habitantes, de aproximadamente 21 millones de electores deberían haber votado, por lo menos, 1 millón de personas. Estoy seguro que si hiciéramos un esfuerzo unitario y mucho más grande, con todas las corrientes progresistas de la izquierda y movimientos sociales y regionales, fácilmente movilizaríamos a votar a más de un millón de personas. Pero en el FA no fueron estratégicos para incluir a otras fuerzas, incluso que sin ser de izquierda también tienen un sentimiento patriótico a tomar en cuenta.
-Respecto a la candidatura de Gregorio Santos, ¿ustedes como movimiento regional también han tenido discrepancias con la dirigencia de Lima que no cree en su candidatura?
El MAS tiene una presencia a nivel nacional con mayor o menor organización en algunas regiones. En el caso de Cajamarca hemos tenido un crecimiento muy importante, desde ser un partido pequeño como el MNI a pasar a ser la primera fuerza política de la región. Y todo crecimiento en política genera contradicciones, como una lucha de lo viejo con lo nuevo, de métodos antiguos con métodos modernos. Eso es dialéctico, es una lucha constante en el desarrollo de un partido y en ese sentido las discrepancias son naturales. El MAS de Cajamarca sigue insistiendo en la candidatura a la presidencia de Gregorio Santos; y en el caso de Lima, Patria Roja y el MAS-Lima, han visto la necesidad de la unidad de todas las corrientes de izquierda que no estén en el FA para plantear una sola candidatura, esas organizaciones, aunque valiosas, son muy pequeñas. Ese esfuerzo es respetable, pero nosotros consideramos que la candidatura que más movilidad le va a dar a la izquierda peruana en las elecciones internas de Unidad Democrática, por ejemplo, es Goyo. Somos conscientes de que Goyo tiene poco respaldo en la clase media limeña, pero si hablamos de las regiones, al interior del país, la cosa cambia radicalmente.
-¿Irán con el Movimiento Avanza País?
Apoyaremos a todos los liderazgos de izquierda. Mientras más movimientos tengan inscripción, mejor. Hemos conversado y seguiremos conversando con cualquier dirigente de cualquier partido progresista para sacar adelante un proyecto unitario y transformador. Lo que hacemos ahora con el movimiento que mencionas es un empujón para que pueda inscribirse con la condición de que una vez inscrito pueda presionar para que se dé la unidad de todas las izquierdas. Y apoyaríamos a cualquier otro movimiento de izquierda que necesite inscribirse, independientemente del tipo de trato que nos den al final. Por ahora no ponemos las manos al fuego por nadie, salvo por los liderazgos de nuestro partido. No hacemos alianzas en función de personas sino de proyectos.
-¿Participará Santos en las primarias de Unidad Democrática?
Eso dependerá de la voluntad de Unidad Democrática. Nosotros como MAS estamos planteando que para dichas elecciones participe el compañero Goyo y se abran mesas electorales en todas las provincias y distritos de Cajamarca.
-¿Quiénes deberían integrar la plancha ideal de la izquierda peruana?
Me animo a dar nombres, pero sin importar el orden, y serían Gregorio Santos, Verónika Mendoza y Sergio Tejada.
-¿Aún hay posibilidades de una alianza con Tierra y Libertad de Marco Arana?
Por supuesto. Nosotros trabajaremos hasta el último día antes de que se cierren las inscripciones para las elecciones del 2016 por la unidad. Y si hasta ahora no hubo alianza es porque no permitieron que Goyo participe en las elecciones internas, no es que nuestro líder sea imprescindible sino que no podemos desoír a toda esa simpatía popular y a las esperanzas que muchísima gente tiene por la candidatura de Goyo. Seguiremos trabajando para que una alianza más amplia sea posible y que incluya, por supuesto, al compañero Gregorio Santos.
-Según las últimas encuestas, y ya pasadas las elecciones del FA, Verónika Mendoza aún no logra remontar el 1%, ¿eso les preocupa?
Creo que todavía tiene un techo para crecer. Algo valioso en Verónika es que ha despertado una corriente de seguidores en el sector juvenil en Lima, una ciudad donde la izquierda hace tiempo había perdido el apoyo de la juventud. Depende de cómo se asesore para ver si crece. Necesitamos que todos los sectores de izquierda crezcan en diferentes nichos para que sumando entre todos nos convirtamos en una corriente que derrote a los defensores del neoliberalismo salvaje.
-¿Cómo haría Gregorio Santos una campaña presidencial nacional desde un penal de máxima seguridad?
Para los candidatos tradicionales sin partidos nacionales sería muy difícil, por supuesto, para nosotros, los del MAS, no. A Goyo lo detuvieron antes de que empezara la campaña regional por su reelección y lo que ocurrió es que en su ausencia aparecieron un montón de liderazgos de diferentes sectores, incluyendo el campesinado, que hicieron una campaña extraordinaria. La gente común se pregunta por qué tantos políticos de derecha que deberían estar presos por corruptos están haciendo campaña electoral libremente. Muchos subestiman el liderazgo de Goyo, creo que es el liderazgo que sacaría de la orfandad a la izquierda peruana. La diferencia de Goyo con otros candidatos de izquierda es que ha calado en el sentido común de la gente, y en la base natural de la izquierda que son los millones de excluidos del sistema actual. La gente sabe que Goyo está preso porque les malogró el negocio a los poderosos en Conga, porque se atrevió a enfrentarse a la CONFIEP y al gobierno del traidor Ollanta, tumbándose tres gabinetes. Goyo pudo solicitar asilo en otros países lo hubieses encontrado fácilmente pero se quedó a dar la cara porque no es un corrupto y eso valora la gente. Esa es la diferencia de Goyo con otros candidatos de izquierda.
-¿Gregorio Santos deslinda con Venezuela?
Ni Gregorio Santos ni el MAS deslindan con Venezuela. No queremos calcar el proceso venezolano para el Perú. Pero Hugo Chávez jugó un papel importante en la construcción de la dignidad e identidad latinoamericana. Eso no se puede desconocer. Cuando el neoliberalismo gobernaba la región con Fujimori en Perú, con Mahuad en Ecuador, los Uribe en Colombia, Menem en Argentina, Cardoso en Brasil, etc., el triunfo de Chávez irrumpió como un proceso real de segunda independencia de Latinoamérica con respecto al poderío de los E.E.U.U. Nosotros no deslindamos con Venezuela al igual que no lo hace el presidente Correa de Ecuador, o Cristina Kirchner de Argentina, o Evo Morales de Bolivia, o como no lo hizo Lula da Silva; o como no lo hacen los nuevos liderazgos de izquierda en Europa, por ejemplo, Pablo Iglesias de PODEMOS en España. Lo que la izquierda tiene que hacer con firmeza es deslindar con el neoliberalismo salvaje que ha sembrado corrupción, contaminación, centralismo, injusticia y muerte en este país.
-¿Crees que esta campaña electoral, la izquierda deba correrse al centro o radicalizarse?
Cualquier programa que se oponga al de PPK, Keiko o Alan, los candidatos del neoliberalismo, en estos momentos ya es un programa radical. Cuando PPK se corre al centro y los otros candidatos dicen tener sensibilidad social, la izquierda debe mantenerse firme levantando la bandera de acabar con el neoliberalismo en el Perú.
-¿Lo más realista para la izquierda en estos momentos no sería pasar la valla electoral, poner algunos congresistas y prepararse para el 2021?
Cuando uno se presenta a un proceso electoral es para ganar. Si decidimos declararle la guerra a un ejército poderoso es porque conocemos que aunque sea hay un mínimo de esperanzas de ganar esa guerra. Si vamos con mentalidad de perdedores no llegaremos lejos. Aunque no debemos olvidar que hay un proyecto estratégico que no termina con elecciones del 2016, sino cuando este país sea más digno y más civilizado, cuando sus problemas de carácter espiritual y material, sin ningún tipo de coacción, estén satisfechos.

Escrito por


Publicado en

hotel de paso

lee y avanza