reconoce sus orígenes

CONGA, LAGUNA AZUL- DURANTE VISITA DE OBSERVADORES

“Dos lagunitas”: ¿Conga pretende cumplir las exigencias de Humala?

Publicado: 2014-06-23

En abril del 2012, el presidente Ollanta Humala dio un mensaje a la nación flanqueado por su premier y sus principales ministros. Humala informó que a su gobierno le había tocado encontrar soluciones a las interrogantes suscitadas por el proyecto minero Conga. El mandatario explicaba que por ello se había convocado a un peritaje internacional para verificar que el equilibrio ambiental esté asegurado. El presidente dijo que en relación al proyecto su gobierno ha dispuesto que se garantice que la cantidad, disponibilidad y calidad de agua para dar seguridad a los cajamarquinos de que dicho elemento se abastecerá adecuadamente. Dijo, además, que la empresa debe cumplir con las exigencias ambientales que derivan del informe pericial, como: que se amplíe la capacidad de abastecimiento de los reservorios, por lo menos cuadruplicando la capacidad propuesta en el proyecto; que se constituya en el más breve plazo un fondo social cuyos recursos sean usados en acuerdo con las autoridades locales; que la empresa garantice más de 10 mil puestos de trabajo directos siendo el mayor porcentaje destinado a la población local, y que se atienda la recomendación del peritaje sobre salvar las lagunas Azul y Chica, evaluando las alternativas hidrológicas y ambientales para evitar que se conviertan en depósitos de desmonte del Tajo Perol. Humala concluyó diciendo que los ministerios de Energía y Minas, de Ambiente y de Agricultura serán quienes garanticen que todos los requisitos se cumplan.  

Pero todo indica que la empresa minera no pretendía cumplir la mayoría de estas exigencias. 

Para el líder ambientalista Marco Arana, el proyecto Conga no está paralizado desde noviembre del 2011 como dice la empresa minera. Para Arana, Conga está yendo sin ninguna duda pero a un ritmo lento debido a la caída del precio internacional del oro y a la férrea oposición de los comuneros de las zonas aledañas.

Para el gobernador nacionalista de Cajamarca, Ever Hernández, las exigencias son atendibles por la empresa, pero se activarán cuando se reactive el proyecto, y asegura que el Estado estará vigilante cuando eso ocurra.

Muchos cajamarquinos se preguntan por qué Conga, que asegura tener el apoyo de 32 comunidades del área de influencia, además del servicio permanente de la Dinoes, ¿no está yendo a su ritmo previsto? Quizá la respuesta esté, además del precio del oro, en las elecciones regionales del 5 de octubre, que serán como un referéndum sobre su viabilidad o no a mediano plazo.

Vayamos por partes:

a). Todo lo concerniente a los reservorios está dentro del mismo EIA del proyecto, o sea son una parte fundamental de este, ya que su principal función será servir para las actividades mineras, y solo después de ello para el riego y el uso humano. Si los reservorios se están construyendo, entonces Conga está yendo, esa es la ecuación. Los reservorios no son un “regalo extra” para los cajamarquinos, Yanacocha lo sabe, también Humala y sus ministros, pero prefieren asumir que, al menos, algo se ganó en la negociación y no meterse más en el asunto.

Ya se construyó el primer reservorio, el Chailhuagón, siendo uno de los cuatro que se tienen previstos (Perol (800 mil m3), Superior (7.6 millones de m3), Inferior (1 millón de m3) y Chailhuagón (1.43 millones de m3). El EIA plantea que la capacidad total de las lagunas es de 2,6 millones de metros cúbicos de agua, y que el proyecto logrará elevar esa cantidad a 10.83 millones de m3 a través de los reservorios. Por supuesto, todo está en el extenso EIA; incluso el que la función básica del reservorio Superior, el de mayor capacidad, será de abastecimiento para las actividades mineras.

Roque Benavides, representante de Buenaventura, socia de Yanacocha, dijo: “Así es como, con la sugerencia de estos peritos, hemos pasado de un millón 300 mil metros cúbicos de agua que hay hoy en estas cuatro lagunitas... a ¡14 millones de metros cúbicos de agua! Originalmente, lo que contemplaba el estudio de impacto ambiental era una mejora a 3 millones y medio de metros cúbicos (que ya era casi triplicar lo que había)”. ¿? 

Algo es seguro, algunos funcionarios de la minera más poderosa del Perú no han leído o no saben interpretar su propio EIA.

Pero Humala dijo textualmente: “cuadruplicar la capacidad de almacenamiento propuesta en el proyecto”, y la capacidad propuesta en el proyecto es de 10.83 millones de m3; lo que, en términos de la exigencia, harían más de 40 millones de m3 de agua y no 14 millones.

Cuadro 1

EIA CONGA - DESCRIPCIÓN DE RESERVORIOS

Cuadro 2 

EIA CONGA - CAPACIDAD DE RESERVORIOS

b). “…que se constituya en el más breve plazo un fondo social”. En junio del 2012, el gerente del proyecto Conga, Luis Argüelles, anunció que Yanacocha, atendiendo al pedido de Humala, destinaría un fondo social de 130 millones de soles para los próximos diez años, dirigido principalmente a las comunidades dentro del proyecto. El fondo ha quedado en suspenso al igual que, por ahora, la explotación del codiciado mineral. Se sabe que Yanacocha sigue “concientizando” y trabajando con las comunidades de la zona de influencia.

c). “…que la empresa garantice más de 10 mil puestos de trabajo directos”. Si por algo se ha caracterizado la minería en Cajamarca es por tercerizar sus servicios. Lo que destina una mina por cada empleado es absorbido por las services, que recontratan personal por un sueldo mucho menor al justo. ¿Pero qué dice el EIA de Conga?: “La fase de construcción del Proyecto Conga está programada para un periodo de 42 meses y empleará a aproximadamente 900 personas en los primero meses, llegando a alcanzar los 6 000 trabajadores en su momento más intenso, tanto para la ejecución de labores especializadas como no especializadas. Una vez que se inicien las operaciones de la mina, se estima que la mano de obra necesaria será de alrededor de 1 660 personas, incluyendo 1174 empleados, y 486 contratistas durante los primeros 11 años de operación”. Sobre esto, Roque Benavides dijo en una entrevista en junio del 2012: “No hay cosa más ineficiente que poner más gente a trabajar en un proyecto que necesita menos (…) Nosotros no podemos meter más gente menos calificada. Tenemos que meter la mejor gente y en el número adecuado”

En un extraño análisis, el entonces premier Juan Jiménez aseguró que en Cajamarca, solo en el 2012, se habían perdido 77 mil empleos. Incluso el  representante de la Cámara de Comercio de Cajamarca, Jorge Vergara, muy cercano a Yanacocha, aseguró que la cifra, en el 2013, ya superaba los 100 mil empleos perdidos por Conga y las protestas. Cifras irreales, por supuesto.

EIA CONGA - CANTIDAD REAL DE PERSONAL

d). “…atender la recomendación del peritaje sobre salvar las lagunas Azul y Chica”. Y quizá este sea el punto más importante. Sobre esto Yanacocha ya fue clara: ¡No se salvarán estas lagunas! Roque Benavides adelantó: “No estoy diciendo que de todas maneras no se van a impactar las dos lagunas”. Y Javier Velarde, gerente de asuntos corporativos de Newmont para Sudamérica, fue más directo y aseguró, en octubre del 2013, que salvar las lagunas es “técnicamente imposible”.

Técnica y económicamente es imposible reajustar el proyecto. Pero, ¿acaso no eran unas lagunitas? ¿No eran unos charquitos sin impacto?

JAVIER VELARDE - NEWMONT

Entrevista a Roque Benavides (Aquí)

Para ahondar en el tema de “las lagunitas”, recordemos de qué trataba y qué revelaba el informe del ministro Giesecke de 11 páginas presentado a finales del 2011 al entonces premier Salomón Lerner con las observaciones al Estudio de Impacto Ambiental de Conga.

El informe revelaba que las lagunas Azul y Chica, “serán vaciadas y utilizadas como depósitos de desmontes”. El informe hablaba de la vulnerabilidad de la zona por ser cabecera de cuenca y afirmaba que “no se han realizado estudios que de manera fehaciente demuestren que los depósitos de relaves no producirán filtraciones”. Entre las recomendaciones del informe estaba la de evaluar la reubicación de los desechos en lugares distintos a las lagunas.

Obviamente, el informe del entonces ministro del Ambiente, que ya planteaba salvar dos lagunas, dejó malparado el EIA del proyecto minero Conga, -y eso con el poco tiempo que contó para emitir sus resultados-. El informe generó tremenda polémica al interior del Ejecutivo que terminó con la no renovación en sus cargos de las autoridades responsables del revelador informe.

Ante la conflictividad social, el Ejecutivo, ya con nuevo ministro de Ambiente, Pulgar Vidal, contrató en el 2012 a peritos internacionales para que emitiesen una opinión sobre el componente hídrico del proyecto Conga. Claro, su contrato especificaba que no podían declarar inviable nada y que solo podían dar recomendaciones para sacar adelante el cuestionado proyecto.

Los peritos españoles Rafael Fernández Rubio y Luis López García, y el portugués José Martins Carvalho recomendaron preservar las dos lagunas y algunos bofedales, confirmando lo dicho por Giesecke, además de incrementar la capacidad de los reservorios. Pero no fue solo eso, también recomendaron: “estudiar la posibilidad de encapsular los rechazos de la planta de tratamiento de aguas ácidas en un depósito de seguridad. Analizar la conveniencia de emplear las técnicas de tratamiento y refino de aguas ácidas mediante métodos pasivos (humedales con plantación de totora). Conservar adecuadamente los materiales húmicos procedentes del desmonte del bofedal Perol,…etc”

Por lo que es totalmente válido preguntarse, si es que alguna vez se reactiva Conga: ¿Yanacocha podrá cumplir cabalmente con las exigencias de Humala? ¿Podrá el proyecto asegurar 40 millones de m3 de agua, un fondo social millonario, 10 mil puestos de trabajo directos con exclusividad para cajamarquinos y SALVAR LAS LAGUNAS AZUL Y CHICA?

PUNTOS DE VISTA. Roque Benavides aseguraba que no existen las cabeceras de cuenca, y que el peritaje de Conga terminó por desbaratar esa noción. Parece que no leyó el art. 75 de la Ley de Recursos hídricos del Perú:

LEY DE RECURSOS HÍDRICOS - PERÚ

Habría que preguntarle al Consejo de Cuencas, al Ministerio del Ambiente (antes que desaparezca) y a la Autoridad Nacional del Agua cuántas cabeceras de cuenca han sido declaradas intangibles de acuerdo a este artículo. Y preguntarle al presidente Ollanta Humala qué piensa de que ni siquiera se podrán salvar “dos lagunitas” desatendiendo sus exigencias.


Escrito por


Publicado en

hotel de paso

lee y avanza